Mi frase




MI Frase
"Cuando la vista se cruza con el deseo, haz que impere la razón".
(José A. Puig)





domingo, 29 de enero de 2017

¡SI, QUIERO!



¿Por qué se enamoran las personas? La respuesta parece obvia. Muchos diremos que el amor expresa una atracción física y personal que dos personas sienten el uno por el otro. Solemos pensar que el enamoramiento es una experiencia que procede de sentimientos humanos universales. Parece natural que una pareja enamorada desee realizarse personal y sexualmente a través de su relación, y quizá mediante el matrimonio. Sin embargo, enamorarse no es una experiencia que tengan la mayoría de los  habitantes del mundo y, de tenerla, no suele vincularse al matrimonio.
Son muchos los que piensan que el enamorarse de otra persona tiene, de inicio, poca explicación. Estudios hechos por la National Health and Social Life Survey, 2012 dan a conocer los cinco factores más importantes que explican por qué una persona se enamora de otra: Su familiaridad, patrones que se repiten en el sujeto y que hacen que desde el inicio de la relación se tenga confianza en él/ella. La proximidad geográfica, es otro factor importante de relación de pareja pues cuando uno de los dos vive lejos, esa relación tiende a fracturarse. También se incluye el factor de las semejanzas, es decir, compartir cosas en común para una mejor relación: creencias, valores, actitudes. Otro factor es el de la reciprocidad, saber que le gustas a tu pareja, y viceversa, es un factor que da seguridad y autoestima. Por último, la atracción, un aspecto poco estudiado pues como se suele decir “hay para todos los gustos”.
Cuando la pareja se decide a decir el ¡sí, quiero!, debe darse cuenta que ese paso es solo el comienzo de un proceso que puede o no acabar en verdadero amor, y que dependerá en gran medida del conocimiento y el trato que vaya teniendo de la otra persona, conocer sus gustos, preferencias, objetivos etc. Es decir, deberán tener intimidad, un lazo místico de amistad, entrega y comprensión que parece desafiar toda explicación. Ocurre cuando un hombre y una mujer, que son individuos separados y diferentes, se combinan en una sola unidad que la Biblia llama “una carne”. Un proceso, donde se va produciendo la maduración de ese amor inicial para convertirlo en una amor sólido donde se cimiente una relación duradera y de entrega, dando paso en muchas ocasiones a un proyecto de vida en común o de familia.
Transcurrido un cierto tiempo, se pasa de la euforia del comienzo a la tranquilidad de la vida cotidiana, después de varios años de convivencia se produce el cansancio y el deterioro de algunas parejas que no han puesto los medios para evitarlo y esto junto con la rutina puede conducir al final de la relación. Para que esto no ocurra y mantengamos la ilusión y entusiasmo, es preciso cuidar día a día nuestra vida en común, intentando que cada día sea un nuevo día en que nos digamos, lo mucho que nos queremos, lo mucho que deseamos estar junto, lo mucho que nos necesitamos; esos besos y caricias que no deben ni pueden estar ocultos, pues el verdadero amor no puede estar oculto, sino no es verdadero amor. Un nuevo día en que nos volvamos a decir, con mayor fuerza y seguridad: ¡Sí, quiero!, si quiero seguir contigo y espero los momentos del día en que tú y yo mirándonos, sin hablar, transmitimos nuestro amor. No importará la edad, ni la salud, ni la pobreza, ni ninguna otra circunstancia que pueda quebrantar nuestro amor y que pueda dejar en el baúl de los malos recuerdos ese, ¡Sí, quiero!

José Antonio Puig Camps. AGEA Valencia (Dr. Ingeniero y Sociólogo)
Twitter: @japuigcamps
Publicado 29-01-2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada