Mi frase




MI Frase
"Cuando la vista se cruza con el deseo, haz que impere la razón".
(José A. Puig)





martes, 7 de marzo de 2017

CRISIS DE LOS REFUGIADOS EN EUROPA



Al hablar de crisis, estamos refiriéndonos a un cambio importante en el desarrollo de un proceso que da lugar a una inestabilidad. El proceso al que nos referimos es la entrada de refugiados en Europa. La inestabilidad, la falta de respuesta de los gobiernos de la Unión Europea a la crisis de las entradas masivas de refugiados. Bruselas no es capaz de responder adecuadamente a esta crisis. Las soluciones hasta ahora tomadas son inoperantes, inútiles y vanas. Una situación donde (como dijo un exministro alemán de finanzas): “El problema con Europa es que da patadas a una lata cuesta arriba y se sorprende de que la lata vuelva hacia abajo constantemente”. Se trata de la mayor crisis migratoria y humanitaria en Europa, después de la Segunda Guerra Mundial.
El presidente alemán, Joachim Gauck, ha dado la voz de alerta: las diferencias que ha provocado, entre los socios comunitarios, la crisis de los refugiados pueden llevar a la desintegración de la Unión Europea. Ante este riesgo el jefe del Estado alemán instó, en un discurso en Berlín a los 28 miembros de la UE, a alcanzar un compromiso común para atajar el problema independientemente de que también se adopten medidas en el ámbito nacional. La canciller alemana, Ángela Merkel, urge a sus socios europeos para alcanzar una solución europea que logre atajar la crisis de los refugiados. Pero, la Europa de hoy ya no es el continente pacífico de Konrad Adenauer, Robert Schuman o Alcide de Gásperi que resucitaba de las cenizas, sino otra que pretende recoger solo las ventajas de la UE pero no el principio de la subsidiaridad, presente en el artículo 5 del Tratado de la Unión Europea.
Robert Schuman, en su famosa Declaración en el lanzamiento del proyecto de integración europea el 9 de mayo de 1950, dijo que “Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho”. Ahora se presenta esa acción concreta: dar respuesta a los cientos de miles de refugiados que día tras día se juegan la vida para llegar a Europa. La situación es desesperante y lo único que hacen es cerrar fronteras pero no poner en marcha, cuanto antes, un sistema de recepción de emergencia adecuada, así como mejorar la capacidad de asistencia y registro. La Comisión Europea debería movilizar a las agencias europeas de asilo, inmigración y protección civil, así como otros mecanismos para ese propósito, incluyendo los recursos de los Estados miembros y con el apoyo de ACNUR (Agencia de la ONU para los refugiados), la OIM (Organización Internacional para las Migraciones) y la sociedad civil.
Sin embargo, las primeras medidas que las autoridades europeas han tomado son: El cierre de fronteras de países que forman parte del espacio Schengen como Austria o Suecia, el cese de la ruta de los Balcanes, la expulsión de los refugiados de campos como el de Idomeni situado en la frontera entre Grecia y Macedonia, la construcción del muro de Orban en Hungría, o el acuerdo de Bruselas con Turquía para la expulsión de los solicitantes de asilo (ahora suspendido por la vulneración de los derechos fundamentales). Por otra parte, la inmigración se ha convertido también en un negocio lucrativo que manejan bandas criminales sin escrúpulos. Europa estaba orgullosa de que la esclavitud se erradicara aquí antes que en cualquier otro continente. Lamentablemente, la esclavitud está volviendo bajo formas igualmente repulsivas que generan ganancias exorbitantes.
La Unión Europea se enfrenta en estos días a la mayor crisis del proceso de integración desde su creación. La crisis de refugiados es el mayor reto al que se enfrenta Europa. No en vano el resto de los temas prioritarios de la agenda exterior, desde las negociaciones con los países de Balcanes Occidentales para su ampliación, hasta el análisis de la situación en Ucrania, han quedado supeditados en los últimos días a esta cuestión. Estamos presenciando la muerte del sistema de Dublín, el estado de coma del espacio Schengen, pilar esencial de la construcción europea, y el absoluto fracaso de la política europea de vecindad.

José Antonio Puig Camps. AGEA Valencia (Dr. Ingeniero y Sociólogo)
Twitter: @japuigcamps
Publicado 07-03-2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada